La mano trémula

Por: José Luis Catalán

jcatalan@correo.cop.es




Hay un momento el el que se confabulan las circunstancias adversas, se acumulan las preocupaciones y las exigencias no dejan de aumentar. Nuestra sistema nervioso se fuerza  más allá de nuestras posibilidades (quizá las hemos sobrestimado). Es este contexto se se nos presenta una situación social en la que nuestra mano ha de estar expuesta a la vista, como al hacer un pago, firmar un recibo o simplemente sostener una taza de café.

Justo en ese momento que el movimiento se ha desarrollado como de costumbre descubrimos con preocupación que ¡la mano tiembla!. A la sorpresa que se produce se suma la inoportunidad del momento, ya que personas ante las que deseamos parecer competentes pueden observar el detalle, clavar ahí la vista en ese temblor que hace descubrir no se sabe qué vergonzosa debilidad imperdonable.

Si se tratara de un temblor circunstancial, de uno que por cierto pudiéramos PARAR con una simple deseo enérgico de que se detuviera, no nos espantaríamos tanto como si lo que descubrimos es una mano rebelde, que no cesa de temblar a pesar de nuestros esfuerzos. La misma visión alarmista de esta circunstancia anómala genera más ansiedad incluso que la inicial que desencadenó el malévolo fenómeno.

Es más, parece tan déspota y terrorista el impertinente movimiento involuntario que contra más impaciencia, deseo imperativo y circunstancia embarazosa se presentan, tanto más se obstina en derrotarnos hasta la insoportable humillación (podría incluso no cesar ni retirando la mano a otra posición de reposo - a no ser que la hurtemos finalmente a toda observación pública).

Sucede algo tan curioso como si al preguntarnos alguien si hemos robado un objeto, al contestar que 'no' hemos sido nosotros nos temblara la voz de tal modo que se creara la falsa sospecha de que somos los autores. 

Esto es, además de la simple tensión física, se agolpa en nosotros una aguda necesidad de parecer adecuados, una preocupación extra que posiblemente delate nuestra propia incredulidad sobre si realmente ya hemos conseguido llegar a la altura de lo que se espera de nosotros, un temor de que se produzca justo lo contrario que pretendemos precisamente por nuestro exceso de celo en aparecer libres de sospecha.

La experiencia de un incidente de la naturaleza que venimos describiendo equivale a que hubieran robado en nuestra casa y que se hubiera roto nuestra ingenua suposición de que estamos a salvo en ella. Ha sucedido esa extraña vibración muscular que como el zumbido de un abejorro nos ronda y nos hace recelar de su reaparición intrusa.

Y, efectivamente, la repetición en como una sentencia: !te pasa algo!. Pero ese algo es un enigma inexplicable en la medida que se concreta demasiado (sólo me tiembla la mano cuando sostengo un vaso de cerveza con mis amigos, firmo un documento ante un cliente importante, por ejemplo) lo que imposibilita que tenga un problema de carácter neurológico con el que podría confundirse por similitud de síntomas (ya que la diferencia está en que una verdadera enfermedad neurológica aparecería en CUALQUIER momento, no sólo en los que nosotros tenemos miedo que aparezca, y por ende surge precisamente provocado por nuestro propio miedo, sentido como IRRESISTIBLE).

El creencia en que 'me pasa algo' raro ya excluye de antemano que participe en ello de ninguna forma, ni errónea ni descuidada, sino que se contempla tal como uno recibe un pisotón y es víctima inocente de tamaña desconsideración. Si además la persona ha acudido al médico para descartar el diagnóstico temible de Parkinson, ya tenemos la ceremonia de la confusión al completo:

no me pasada nada
pero me pasa algo
sólo en determinadas ocasiones
pero parece una enfermedad después de todo
¡qué razón tengo en que me sucede algo extraño!
(no lo pensaría si no fuera realmente cierto)

El convencimiento, desgraciadamente confirmado, de que tiemblo lleva a que creer que temblaré SIEMPRE (``no es lo que deseo, pero temo que es lo que ocurrirá'', consideramos) Y ya que no confiamos en la reparación espontánea, nos adaptamos con resignación al problema crónico, tomando 'las medidas' que parecen más convenientes:

En estos ejemplos de conductas 'evitativas' o de 'control inadecuado' vemos que la persona, al adoptar medidas extraordinarias, disminuye su confianza en las propias habilidades, refuerza su idea de insolvencia. Contra más elude exponer el pulso de su mano, más admite y se persuade de la incapacidad de controlarlo.

Aunque le gustaría MUCHO poder controlar la mano, lo cierto es que su fundamentalismo fanático apunta en la dirección adversa, convenciéndole de que NADA puede hacer (salvo beber unas copas para coger valor y desinhibirse, lo cual no es precisamente una buena idea como remedio) o recurrir a fármacos tranquilizantes.

Ya que estamos insinuando que estamos ante una FALACIA DE IMPOTENCIA, sería justo que indiquemos exactamente que puede hacer el tembloroso para recuperar su mano descarriada.


Volver a: Asistencia Psicológica Ramon Llull   

Volver a página de: Artículos sobre psicología cognitiva 


Volver a la página de: La Guia de la Ansiedad  


Dirección del autor: correo electrónico


Sobre este documento...

This document was generated using the LaTeX2HTML translator Version 99.2beta8 (1.42)
Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, Nikos Drakos ,  Computer Based Learning Unit, University of Leeds.
Copyright © 1997, 1998, 1999, Ross Moore ,  Mathematics Department, Macquarie University, Sydney.
The command line arguments were:

latex2html -no_subdir -split 0 -show_section_numbers /tmp/lyx_tmpdir601RtL5D5/lyx_tmpbuf601tZyFto/temblor.tex


José Luis Catalán Bitián 2001-03-05