Tratamiento psicológico del tartamudeo

En esta página se incluye un resumen del libro Terapia psicológica en el tartamudeo, Editorial Ariel, que está agotado. Se incluyen las ideas principales que sobre el tratamiento del tartamudeo contiene el libro: el objetivo de la terapia y las fases principales que se siguen. La idea principal del libro es completar la terapia de Van Riper con los últimos avances de la terapia cognitivo conductual: la terapia de aceptación y compromiso. El Dr. García Higuera ha escrito un libro de autoayuda donde desarrolla sus propuestas con ejercicios que puede hacer cualquier persona.

El tartamudeo y su tratamiento

El libro "Terapia psicológica en el tartamudeo. De Van Riper a la terapia de Aceptación y compromiso" se ha agotado; pero su contenido se resume y desarrolla en un nuevo libro “Deja de sufrir por la tartamudez”. En este último se incluyen, además, una serie de ejercicios para superar los límites psicológicos que impone la tartamudez. Se hace con detalle, de manera práctica y asequible para quien desee vivir una vida en la que su tartamudez deje de tener importancia. Puedes acceder a una amplia información sobre este libro pinchando aquí.

Portada del libro Terapia Psicológica en el Tartamudeo de Van Riper a la terapia de aceptación y compromiso

AGOTADO

 

Sobre el libro Terapia psicológica en el tartamudeo, Editorial Ariel se puede ver el índice completo y la introducción y a continuación una breve exposición de sus principales ideas.

Los tratamientos más comunes han tenido por objeto lograr el habla fluida del tartamudo. Pero lo cierto es que casi todos los tartamudos puede, en alguna circunstancia pronunciar perfectamente la palabra que en otras circunstancias tartamudean.

Existen muchos métodos para lograr un habla fluida en el tartamudo, por citar algunos: Cantar, susurrar, silabear, el retraso en la retroalimentación auditiva, hablar con ruido blanco en los oídos, sincronización de la pronunciación con la respiración, hablar siguiendo un ritmo con un metrónomo, etc.

Pero el problema no es conseguir que el tartamudo pronuncie bien una palabra. Hay que tener en cuenta que en los tartamudos se da la paradoja que vemos tan a menudo los psicólogos: las conductas de evitación con las que los pacientes intentan solucionar el problema se convierten en parte fundamental del trastorno.

Existen innumerables métodos de tratamiento que tienen como objeto establecer patrones de habla fluida por medio de entrenamiento y reforzamiento de la pronunciación correcta. Su debilidad fundamental es que no tratan las conductas de aplazamiento y evitación.

Van Riper (1973) muestra un programa completo, realmente sugerente, que es el que yo empleo y que tiene una eficacia probada. Este autor era tartamudo grave y desarrolló este programa basado en su recuperación. Tuve la suerte de poder leer su libro poco tiempo después de finalizar mi carrera, no solamente incluye un método para tratar el tartamudeo, es también un libro de terapia que enseña habilidades terapéuticas y todo tipo de consejos a los terapeutas basados en su impresionante experiencia. Si podéis adquirirlo os recomiendo que lo leáis, pese al paso de los años no ha perdido vigencia.

En lo que sigue voy a exponer un brevísimo resumen que permite dar solamente una idea del método.

Objetivo de la terapia

El objetivo de la terapia es ayudar al tartamudo a desaprender sus viejas respuestas desadaptativas que son las que le llevan a tartamudear y aprender en su lugar otras más adaptativas. Si se plantease el objetivo de no tartamudear el fallo sería seguro, puesto que todos tenemos algún fallo en la fluidez verbal, se trata también de conseguir reacciones diferentes ante los fallos en la pronunciación de forma que no se dé un aumento de la ansiedad y se consiga un control suficiente para poder dar respuestas alternativas más fluidas en situaciones en las que se ha dado la interrupción del habla fluida.

Secuencia terapéutica

Fase de identificación

En ella el tartamudo explora analiza y clasifica las conductas que hace en el tartamudeo, tanto las que son visibles como las que solamente puede acceder él y caracterizan su forma particular de tartamudear.

Fase de desensibilización

En ella el tartamudo se desensibiliza a sus ansiedades al hablar y a otras emociones negativas que se relacionan con el desorden. Se trata de que los fallos en la fluidez verbal no les lleve a un aumento de la ansiedad que empeoraría su desempeño verbal.

Fase de modificación

Se trata de modificar los patrones conductuales del tartamudo de forma que aprenda formas más adaptativas de comportarse ante la falta de fluidez. Incluye varias subfases:

  • Variación. Se introducen formas alternativas de tartamudear de forma que se gane control sobre el aparato fonador.
  • Desaprendizaje de respuestas de evitación, lucha, demora, cancelación, etc.

Fase de estabilización

Se trata de consolidar lo aprendido en las fases anteriores y a automatizar la forma más fluida de tartamudear que se ha conseguido en ellas.

El fallo de otros enfoques es que no enfrentan las conductas de evitación y escape que constituyen una parte fundamental del problema, puesto que constituyen la mayor parte de las veces la parte más manifiesta del tartamudeo.

Fase de identificación

  • Identificar el habla fluida. En la fase de identificación se comienza haciendo que el tartamudo se dé cuenta que todos tartamudeamos de alguna forma, pero que lo hacemos de manera fluida y que él en algunas ocasiones lo hace igual. Este se convierte en el objetivo a alcanzar para su tartamudeo. Intentar conseguir el habla perfecta al 100% es una utopía.
  • Identificar las conductas de evitación, como substituir unas palabras por otras, cambiar el orden de las palabras en la frase y cualquier otra que utilice para evitar las palabras temidas.
  • Identificación de las conductas de aplazamiento. El tartamudo emplea repeticiones de la palabra previa, susurros o uhms, se aclara la garganta, pega los labios etc. Algunas pueden ser muy complejas y son propias de cada paciente. El tartamudo comienza así a darse cuenta de cómo su problema no es la pronunciación fluida sino las conductas que están alrededor de la interrupción de la fluidez y su miedo a que ocurra.
  • Identificación de las conductas que finalizan el aplazamiento. Como por ejemplo sacudir la cabeza o la mandíbula, exhalar forzadamente el aliento,
  • Identificación de las señales verbales que adelantan el tartamudeo. Se trata de determinar que señales existen para que se disparen las conductas identificadas anteriormente. Puede ser la longitud de la palabra, la posición en la frase, la historia pasada como desagradable, la letra por la que empieza la palabra, etc. El miedo es uno de los predictores más fiables del fallo por lo que es común que en el tartamudo se dé el miedo al propio miedo que aparece en tantos otros trastornos.
  • Identificación de las señales situacionales. Se trata de identificar las situaciones en las que el tartamudo habla peor. Pueden darse casos como hablar por teléfono, pedir favores, hablar a mucha gente, etc. o referirse a las reacciones esperadas (enfados del oyente, risas, ansiedad, etc.)
  • Identificación de las señales nucleares. Se buscan triadas de las mismas palabras: con tartamudeo fluido, pronunciación normal y tartamudeo. Se identifican así detalles de lo que ocurre en el núcleo del bloqueo. Se estudian las características de fenómenos como los temblores, los tirones, el estado de tensión localizado, tartamudo y las repeticiones compulsivas de las sílabas.

Se identifican también las reacciones posteriores al tartamudeo, los sentimientos de frustración, vergüenza y hostilidad.

Fase de desensibilización

Se trata de manejar la ansiedad que producen las conductas que se han identificado. Se emplean las mismas técnicas que para cualquier otro tratamiento de ansiedad (exposición, inundación, aproximaciones sucesivas, desensibilización en vivo, etc.).

Mi experiencia es que el tratamiento en la imaginación no es efectivo.

Los resultados de esta fase suelen ser espectaculares puesto que desaparecen muchas de las conductas más notorias del paciente y que hacen que su problema sea más notable.

Fase de modificación

Una vez que se ha reducido la ansiedad a niveles aceptables, se trata de ir ganando control sobre la pronunciación de las palabras.

Se comienza realizando variaciones sobre las conductas de anticipación. La variación consiste en introducir cambios conscientes y voluntarios.

Se continúa con la variación de conductas de escape Se cambian las conductas como el cierre de los labios, las posiciones anormales de la boca, los latigazos de la mandíbula, etc. En esta fase el tartamudo adquiere de manera impresionante la sensación de que pueden manejar su habla y acaban sus sensaciones desamparo, vergüenza y miedo.

Se pasa luego al estudio del modelo motor de forma que el tartamudo sea consciente de las sensaciones propioceptivas cuando habla de forma fluida.

El tartamudo aprende después a realizar conductas alternativas cuando entra en un bloqueo, de forma que acaba saliendo de forma fluida de él. Aprende a salir de las fijaciones, de los temblores, de los cierres de laringe, de las conductas de repetición.

Por último se modifican las conductas preparatorias, porque cuando se va a comenzar a hablar es preciso hacerlo desde determinada posición adecuada, no se puede pronunciar la f con la boca abierta. Este tipo de conductas son las últimas que se modifican.

Fase de estabilización

Se trata de que el tartamudo alcance una tasa adecuada de habla fluida. Se realizan ejercicios para aprender a hablar de forma sintácticamente correcta automatizando las conductas aprendidas.

En esta fase se le enseña también a manejar las recaídas, que en este método no son nunca un desastre, sino una excusa para seguir trabajando.

Finalmente se le reintegra el autoconcepto de forma que dejen de pensar que son tartamudos.

Referencia

Van Riper, C. (1973). The Treatment Of Stuttering. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice Hal

Ejemplo de tratamiento en un caso concreto

Para acceder a la introducción de un libro sobre terapia psicológica del tartamudeo en español
pincha aquí o en el cuadro siguiente

Información sobre el nuevo libro publicado por el Dr. José Antonio García Higuera

Última modificación 30/12/2012