Terapia por Internet

En esta página se plantea que una terapia eficaz necesita una comunicación plena entre el terapeuta y el paciente, lo que hace de la terapia presencial la idónea para el tratamiento. Sin embargo, la comunicación por Internet ha mejorado espectacularmente y permite realizar una terapia eficaz en determinados casos, abriendo una ventana de esperanza a muchas personas que no tienen otro medio para realizarla.

¿Terapia por Internet?

La relación terapéutica es fundamental en el tratamiento psicológico y las relaciones humanas se gestan mejor en la relación personal, por eso, la terapia idónea es la terapia presencial, en la que las dos personas, paciente y terapeuta, interactúan en la mejor situación posible.

Sin embargo, se ha generalizado la comunicación por Internet, mejorando cada vez más los medios a través de los que se realiza. Si bien el mail está muy limitado para poder llevar una relación fluida y plena y la terapia por ese medio no es posible, actualmente se puede mantener una sesión con audio e imagen incluida, con una muy buena resolución, que hace que la relación entre las personas se pueda hacer más plena y por tanto hay que analizar la posibilidad de hacer la terapia por medio de este tipo de comunicación.

La comunicación escrita que permiten el mail puede ser interesante en muchos casos; pero tiene limitaciones que impiden la realización de una terapia eficaz. Sin embargo, esas limitaciones son mucho menores en el caso de que la comunicación incluya vídeo y audio.

  1. Información.
    • En un intercambio de mails se escapa mucha más información que en una sesión cara a cara. Escribir no es fácil tanto para el paciente como para el terapeuta, además la información no verbal es fundamental en la terapia y en los mails se pierde toda.
    • En la terapia con comunicación por medio de vídeo y audio, la información verbal se intercambia de forma plena y la parte más importante de la comunicación no verbal, que se concentra en la parte superior de cuerpo, se recibe y se envía plenamente. Aunque se pierde una pequeña parte porque no se tiene información de todo el cuerpo,
  2. Control de las reacciones del paciente. Si hacemos algún ejercicio en la sesión, lo que es fundamental en la terapia que nosotros hacemos, en la consulta es más fácil saber cuáles son las reacciones inmediatas a las instrucciones, si el paciente está centrándose, si las entiende, si está subiéndole la ansiedad o bajándole, si evita o no, etc. sin que él lo diga explícitamente, y a veces sin que el mismo sea completamente consciente de lo que está pasando.
    • Por mail es imposible, porque para llevar a cabo el control es necesaria la comunicación no verbal.
    • La presencia del terapeuta es importante, y muchas veces fundamental, para que el paciente haga un ejercicio en el que se tenga que enfrentar a sus miedos y sus limitaciones. En la comunicación con vídeo, el sentimiento que tiene el paciente de la presencia del terapeuta y el control que puede ejercer este son inferiores; pero con ejercicios bien pautados se puede salvar esta limitación.
  3. Control de lo que se ha dicho al paciente. El lenguaje es redundante y ambiguo y es la expresión facial la que nos hace ver si lo que hemos dicho ha podido ser entendido plenamente o hace falta aclararlo porque no nos hemos explicado adecuadamente.
    • Lo que hace que la terapia por mail no sea posible.
    • Sin embargo, la terapia con comunicación por vídeo y audio permite una comunicación verbal entre paciente y terapeuta plena.
  4. Honorarios. Internet nos ha acostumbrado a la gratuidad. De hecho, en Psicoterapeutas.com, damos la posibilidad de hacer una consulta por mail y gratuitamente damos una orientación al paciente. Es un servicio muy limitado; pero que eficaz en su objetivo limitado.
    • Cobrar por una terapia basada en el tiempo que contestar un mail haría la terapia inasequible para cualquier bolsillo, porque escribir exige una concreción mucho mayor que el habla y escribir unas pocas líneas que se leen en pocos segundos, puede llevar muchos minutos. Hay que sopesar mucho lo que se escribe teniendo en cuenta lo que puede entender el paciente, para evitar los malos entendidos.
    • En la comunicación por vídeo y audio, el tiempo que el terapeuta dedica a la terapia es el mismo que dedicaría a una sesión presencial, por tanto, los honorarios tienen que ser totalmente similares.
  5. Resumiendo,
    • En la comunicación por mail, es un problema de expectativas. Si se trata de un consejo o una aclaración o una ayuda puntual a un paciente ya conocido, es un medio eficaz, sin embargo, una terapia en toda regla es imposible.
    • Aunque la comunicación por vídeo y audio no es la idónea, en determinadas circunstancias puede dotarnos de un medio que permite realizar una terapia eficaz.

Circunstancias en las que la terapia por Internet abre una ventana de esperanza a mucha gente.

  1. Cuando no se tiene acceso a un terapeuta con el que se pueda hacer la terapia presencial. Hay casos extremos, por ejemplo, cuando se está en un país extranjero en el que no es posible encontrar un terapeuta que hable fluidamente el idioma materno del paciente.
  2. Cuando se necesita un profesional con experiencia que sea experto en el problema del paciente y no se tiene acceso a él de otra manera.
  3. Cuando se ha iniciado una terapia presencial y se tiene que viajar fuera lejos del terapeuta.
  4. Pacientes con limitaciones físicas que no pueden acudir a la consulta del terapeuta.
  5. Pacientes que presentan trastornos psicológicos como la agorafobia que le impiden, inicialmente, acudir personalmente a la consulta.

Como cada persona es diferente y cada problema psicológico es personal y distinto en cada paciente, en todos los casos, es necesario que el terapeuta valore si es posible el tratamiento con los medios disponibles en el caso particular del aquel paciente concreto.

Última actualización 17/12/2015