Tratamiento de los trastornos de personalidad

Los problemas de personalidad se caracterizan porque ocupan gran parte de la vida de la persona en el momento presente y a lo largo del tiempo. En su tratamiento se pretende cambiar para ser capaz de solucionar los problemas actuales y luego identificar y modificar conductas aprendidas y eficaces en el pasado que continúan empleándose en el presente, donde ya no son convenientes.

Los trastornos de personalidad

Hay una gran cantidad de pacientes que acuden a consulta con trastornos de personalidad. Como los tratamientos son más largos que los que requiren otro tipo de problemas al final constituyen una parte importante del trabajo diario del psicoterapeuta.

Las técnicas cognitivo conductuales han comenzado a dar alternativas eficaces a este tipo de problemas. Los recientes avances en la comprensión de los procesos de lenguaje ha propiciado la aparición de una nueva generación de terapia cognitivo conductual: las terapias contextuales. Entre las distintas líneas de desarrollo que se están dando en este momento, destacan: la terapia de aceptación y compromiso, la terapia dialéctica conductual de Linehan, la Psicoterapia Analítica Funcional, de Koheleberg, la terapia de pareja conductual integrativa de Jacobson.

En el aprendizaje básico que realizamos para poder manejarnos en la vida, nuestras circunstancias vitales nos pueden haber llevado a resolver los problemas que se nos presentaba de una forma que tuvo su función y eficacia en aquellas situaciones y con los medios y conocimientos que teníamos. Sin embargo, estas formas de resolver los problemas se incorporan como esquemas automáticos y los empleamos en situaciones en situaciones actuales en las que no son eficaces y en las que ahora seríamos capaces de actuar de otra manera; sin embargo actuamos de la forma que aprendimos y sufrimos las consecuencias. Estos esquemas son muy básicos y afectan a gran cantidad de situaciones y problemas.

La identificación y modificación de esos esquemas de conducta del pasado, desde nuestra experiencia presente, es la clave del tratamiento. Los pasos que se dan son los siguientes:

  1. Identificación del problema actual.
  2. Modificación y solución de ese problema. Suele alcanzarse una situación en la que se puede llevar una vida normal, en la que sufrimiento básico se supera, pero queda todavía la debilidad hacia ese tipo de situaciones. Por eso se continúa con:
  3. Identificación de los esquemas automáticos subyacentes y de algunas de las situaciones en las que se generaron.
  4. Modificación de los esquemas y reconstrucción de los recuerdos y vivencias.

 

Última Revisado 1/1/2013

Un ejemplo en un caso particular