Psicología e Hipnosis en Madrid  -  "Tú eliges, aunque no lo sepas"

 

¿Qué es la hipnosis?.-

La experiencia hipnótica es un fenómeno complejo que está en función de la interacción dinámica entre una alteración en el estado de la conciencia y diversas fuerzas psicológicas y sociales.

Entrar en "trance" hipnótico es una de las capacidades naturales del ser humano menos usadas.

Creencias equivocadas.-

La hipnosis a quien la desconoce suele causar miedo y éste miedo es un obstáculo real para que se llegue a producir la hipnosis, ya sea hetero o auto inducida. Para desmontar éste miedo lo más indicado es como siempre, empezar por hablar de ello.

Alguno de los miedos más comunes son:

1. El hipnotizado queda a merced del hipnotizador, pierde su conciencia y su voluntad, no se entera de nada. Te pueden obligar a hacer cualquier cosa.

- La persona que acepta la hipnosis, es consciente de todo cuanto sucede a su alrededor y nadie puede obligarla a hacer nada que ella no quiera hacer.

2. Si al hipnotizador le da un infarto y se muere cuando estás hipnotizado, te quedarás hipnotizado para siempre.

- Si la hipnosis se interrumpe accidentalmente, se sale de ella de la misma forma que se sale del sueño.

3. Con hipnosis se puede curar todo en pocas sesiones.

- No es cierto, la hipnosis es una herramienta que puede ser coadyuvante en diversos procesos terapéuticos

4. Sólo los débiles mentales pueden ser hipnotizados.

- Esta afirmación se la debemos a M. Charcot, hoy en día no se sostiene.

5. Para obtener resultados de la hipnosis, se ha de llegar a niveles muy profundos.

- No es cierto. Durante una conversación relajada y distendida, se pueden aceptar sugerencias beneficiosas.

6. Hay cosas que no se pueden tratar con hipnosis.

- Es cierto. Para el tratamiento del cáncer no se debe elegir la hipnosis, pero si puede ayudar a quienes lo sufren con sus dolores.

Sin duda se podrán añadir más miedos a ésta pequeña lista, pero probablemente estén muy cerca de éstos.

Para que la hipnosis pueda darse es preciso al menos un consentimiento implicito por parte del hipnotizado, si no se da la aceptación del proceso no se produce tal proceso. Si no hay consentimiento no hay hipnosis.

 

Desde cuando la hipnosis.-

El fenómeno hipnótico, la capacidad para entrar en trance es algo que nos acompaña a los humanos desde la noche de los tiempos. El entrar en trance más o menos profundo es algo por lo que todos pasamos al menos una vez al día, cuando nos empezamos a dormir, ese estado intermedio entre consciencia e inconsciencia, es un ejemplo de trance natural.

El primer documento histórico con que contamos sobre hipnosis, está escrito en lengua egipcia, concretamente en dialéctico hierático durante el reinado de Ramsés II, dinastía XX, hace tres mil años. Este documento nos transcribe una sesión de hipnosis en la que se narra cómo los adivinos egipcios dominaban las técnicas hipnóticas semejantes a las practicadas en la actualidad(F. Paúl-Cavallier). El citado documento es conocido con distintos nombres: Papiro de Harris, Papiro Mágico o Papiro de Ebers. Fue traducido por Chabas en 1860.

No sólo en Egipto encontramos este tipo de documentos, sino que también hallamos textos e indicios del empleo de la hipnosis en otras muchas culturas. Así Edmonson refiere el dominio de técnicas compatibles con la hipnosis en culturas como la Hindú, Griega, Persa, Romana, Árabe, Andina, Colombina, además de la Egipcia. A pesar de ello, de todos estos usos conocemos poco.

 

En qué momento surge la palabra hipnosis.-

James Braid (1795-1870) fue un médico oculista inglés impresionado por un mesmerista llamado La Fontaine. Braid descubrió accidentalmente que al mirar fijamente a una luz en los pacientes aparecía una mirada característica, los párpados aleteaban y los globos oculares giraban levemente hacia arriba cuando los ojos comenzaban a cerrarse. Recordó las demostraciones de La Fontaine y descubrió que la gente podía entrar en trance mirando una luz.

Fue él quien bautizó el fenómeno como "hipnotismo" basándose en la palabra griega hypno que significa sueño, aunque pronto comprendió que se trataba de un sueño lúcido más que de un sueño natural. Entrar en trance mirando una luz se llevaba entre tres minutos y tres horas. Braid descubrió que más que la luz intervenía el aburrimiento y que todo se aceleraba diciéndole a la persona: "Ahora siente sueño, mucho sueño". Las luces cansaban a la persona y vencían su resistencia.

Concluyo que "la fijeza sostenida e la mirada al paralizar los centros nerviosos de los ojos y destruir el equilibrio del sistema nervioso, produce el fenómeno hipnótico". Pensó en un principio que el fenómeno era esencialmente mecánico; luego progresivamente, entendió que la concentración en un único punto, a modo de un "ojo mental" sugerido, responde más al psiquismo que a lo físico. Observó que los sujetos en experimentación se volvían capaces de ser afectados totalmente por la imaginación.

En qué puede ayudar la hipnosis.-

La hipnosis puede ayudar tanto con las sensaciones de malestar psicológico o emocional como en los llamados trastornos psicosomáticos, así como en el tratamiento del dolor, siendo esta última una de sus aplicaciones más contrastadas pero no la única.

Recientemente se esta reconociendo que la visualización y la recreación imaginativa de una acción, facilita su realización.

Angel Marín Tejero - Psicólogo Clínico - C/ Princesa nº. 3 Dpdo. Apto. 218 Madrid 28008 - Teléfono Móvil: 609 00 55 18  amarin@cop.es