Metáfora de la semana

La hoguera en el campo

Imaginemos que encontramos una hoguera en un campo y que no tenemos nada con qué apagarla, salvo más leña. Hacer cualquier cosa con la leña lo único que llevaría sería a aumentar la hoguera, extenderla o, al menos tardar más en apagarla.
Tenemos que preocuparnos del contexto, de que no se extienda de que no incendie otros sitios. Cuando lo hemos conseguido, la solución pasa por dejar que la hoguera se extinga por sí misma, mirándola desde lejos.
Nuestras emociones son como hogueras en nuestro cuerpo y para apagarlas solamente tenemos nuestros pensamientos. Pensamos “No son lógicas, no tienen por qué, no tendríamos que sentirlas, etc.” Pero esos pensamientos solamente sirven para hacerlas más fuertes y para centrar nuestra vida en acabar con ella.
Las emociones se asocian a un hecho, a una situación en la que tienen su función, algo que nos enfada, un suceso que nos pone tristes, etc. Preocupémonos de que se quede en su contexto, es decir, que si nos hemos enfadado en el trabajo no llevemos el enfado a casa. Desde lejos, la emoción irá desapareciendo y seguiremos viviendo con plenitud nuestra vida.

.

Pincha aquí para acceder a un libro con metáforas ilustradas para entender y manejar la ansiedad.