Metáfora de la semana

Nuestra mente es un órgano como otro cualquiera de nuestro cuerpo

Nuestra mente es un órgano como otro cualquiera de nuestro y genera pensamientos constantemente igual que, por ejemplo, nuestros intestinos hacen desechos. Nuestros intestinos ponen a disposición del resto del cuerpo los nutrientes que nos permiten vivir, pero también generan desechos. No tiene lógica pedir que los intestinos solamente se dediquen a asimilar, porque no todo lo que comemos es asimilable, incluso hay cosas que cuanto antes las echemos mejor. Nuestra mente genera pensamientos muy positivos que nos permiten hacer muchas cosas con conocimiento de causa, pero también genera pensamientos que no nos sirven para nada o que nos hacen daño.
¿Qué pasaría si el intestino dejara de producir desechos? No sería una buena cosa. Cuando salen los desechos, algunas personas echan una ojeada a ver si todo está correcto antes de tirar de la cadena y está bien hacerlo, por si acaso. Pero no tiene sentido revolverlos con un palito y desarrollarlos y expandirlos. Con nuestros pensamientos ocurre igual. Cuando lo que produce nuestra mente son desechos, tiene sentido mirarlos por encima, pero no estudiarlos en profundidad ni desarrollarlos ni expandirlos. Aceptemos su olor por desagradable que sea, no analicemos su contenido y dejemos que nuestro intestino (mente) siga produciendo los nutrientes que nos permiten desarrollar nuestra vida.
Jsteinwachs en http://contextualscience.org/the_sh_t_metaphor

 

Pincha aquí para acceder a un libro con metáforas ilustradas para entender y manejar la ansiedad.